Acércate a la figura de Hans Holbein el Joven

Acércate a la figura de Hans Holbein el Joven

Pintor e impresor alemán perteneciente al Renacimiento, Holbein el Joven sobre todo es conocido por sus retratos, si bien también llevó a cabo diversas obras de carácter religioso, propaganda reformista y sátira. Conoce todo sobre el Renacimiento en https://pintoresclasicos.online/renacimiento/. Uno de los pintores más conocidos en esta época es el Greco, del que puedes saber todo aquí.

De sus retratos destacan el realismo de las figuras, el extremo detalle de la  piel, el pelo, los ropajes y la ornamentación, así como su asombroso don para representar con precisión las distintas texturas y las características fundamentales de sus obras, como la dignidad. También ejecutó miniaturas.

Biografía del pintor que fue hijo y discípulo de Hans Holbein el Viejo

Hans Holbein  el Joven nació en Augsburgo, actual Alemania en 1497 y murió en Londres en 1543. Fue hijo y discípulo de Hans Holbein el Viejo, un pintor del Gótico tardío especializado en los retablos y que desarrolló un estilo en el que se apreciaba gran influencia del detallismo flamenco.

Holbein el Joven se trasladó a Basilea en torno a 1514 y  comenzó allí a desempeñar la tarea de ilustrador para los impresores de la ciudad. Su primer retrato “El burgomaestre Meyer y su esposa” data de 1516, dando el pistoletazo de salida a una exitosa carrera de retratista que habría de situarlo como uno de los mejores de todos los tiempos en su género.

En 1517 trabajó en Lucerna, de donde pudo pasar a Lombardía, dato que se deduce de los cambios estilísticos manifestados a su regreso a Basilea en 1519. En los siguientes años, compaginó la realización de retratos como el de Bonifacius Amerbach con la pintura religiosa como “Retablo de la Pasión” y con los encargos oficiales entre los que sobresale la decoración de la sala del Gran Consejo del Ayuntamiento con escenas en las que predomina la justicia.

Ahora bien, si hay una obra destacable de este período son los retratos de Erasmo de Rotterdam, reproducido en su estudio, junto a la serie de xilografías sobre “la Danza de la muerte”.

Su visión crítica de la Reforma protestante forzó su traslado a Inglaterra en 1526 donde realizó un retrato de la familia de Tomás Moro que se convirtió en paradigma de la retratística europea por representar a todos los miembros de cuerpo entero y en el interior de su vivienda, algo totalmente inusual en la época. Desgraciadamente, de él solo se conserva un boceto preliminar y siete bocetos de los integrantes de la familia.

En 1528 volvió a Basilea, pero los cambios que se respiraban en la ciudad motivaron su nuevo traslado a Londres, donde fue nombrado poco tiempo después pintor de Enrique VIII.

Los siguientes años los dedicaría a realizar una formidable serie de retratos del monarca  y su familia así como “Los Embajadores”, retrato considerado una de sus obras maestras. Dignos de mención son su equilibrio compositivo, su riqueza de colorido y la profundización psicológica, comunes a otros de sus retratos y que hacen de ellos unas creaciones artísticas muy difíciles de superar.

Hans Holbein 1

Emblemáticas obras  de uno de los mejores retratistas de todos los tiempos

Definir a Holbein el Joven en 5 obras implica hablar de:

  1. Virgen del burgomaestre. También conocida como “Madona del Burgomaestre”. Se trata de una tabla de composición piramidal donde la Virgen aparece sosteniendo al Niño en el espacio central. A su lado se sitúan el burgomaestre, su primera esposa fallecida con sus hijos prematuramente fallecidos también y su segunda esposa.
  2. Los Embajadores. Su inclusión en primer plano de un objeto desconocido, le añadió un cierto misterio a esta obra cumbre del alemán, hasta que se descubrió que era un hueso de sepia como anamorfosis de una cráneo humano, al ser la pintura una vanidad.
  3. Retrato de Erasmo de Rotterdam. Aunque fueron varios los retratos que realizó del más clarividente escritor de Alemania, el más importante es que lo representa con la insignia de su poder: un libro.
  4. Retrato de Tomás Moro. Un óleo que recoge la figura del teólogo, humanista, político y escritor inglés que también fue pintado en otra ocasión en compañía de su familia por Hans, como ya hemos explicado, si bien este último cuadro se encuentra desaparecido.
  5. Retrato de Enrique VIII. Por desgracia el cuadro original fue pasto del fuego en 1698, si bien es conocido por medio de sus múltiples copias. Una de las imágenes más icónicas del monarca y uno de los retratos más célebres de los reyes europeos.

Hans Holbein 2

Holbein y su danza macabra

Su serie de 41 grabados la comenzó el artífice  sobre el tema alegórico medieval Imageries Mortis que se traduce como “Danza de la muerte” en Basilea, ciudad que albergaba dos relevantes ciclos de pintura mural de tan macabra danza.

No en vano, Basilea era considerado un importante centro cultural y de atracción de filósofos y pensadores en torno a su Universidad y a la figura de Erasmo de Rotterdam. De hecho, uno de los primeros trabajos para la imprenta por parte de Hans fue la ilustración del libro “Elogio de la locura” de su amigo Erasmo.

El éxito cosechado le animó a continuar con las ilustraciones del Antiguo Testamento, que precederían a las dos series de la Danza de la muerte. Su autoría fue encubierta en un principio como medida de seguridad para evitar las represalias por su ataque a la Iglesia. Se publicó en Lyon en 1537 por K. y M. Treschsel.

Tan sombría danza, en la que cadáveres y esqueletos ejercen de escoltas de los vivos hasta sus tumbas, es un importante tema en las artes visuales, poesía o música, que se reprodujo y cobró gran fama por todo el Occidente de Europa desde finales de la Edad Media, en una Europa en la que la peste asolaba, llevándose también por delante la vida del pintor que nos ocupa.

El alfabeto de iniciales y la serie de grabados en madera que se publicaron en Lyon lo hicieron bajo el título “Les simulacres et historiees faces de la mort”.

Hans Lützelberger  fue el grabador de la danza de Holbein y uno de los grandes maestros de este arte.  A su muerte en 1526, los grabados en madera fueron a parar a las manos de los citados  Treschsel que los imprimían en compañía de pasajes bíblicos y diversas reflexiones en torno a la muerte.

Otros autores reconocidos del Renacimiento son Boticelli, del que puedes continuar leyendo en esta página, Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel, del que puedes leer más, Tiziano, del que puedes saber todo en este artículo, El Bosco, del que puedes descubrir todo en este enlace, y Jan Van Eyck, del que puedes saber más.

Vídeo acerca del pintor Hans Holvein el joven:

Fuentes y referencias: