Caravaggio, el pintor revolucionario del barroco

Caravaggio, el pintor revolucionario del barroco

Este pintor destacó tanto por su talento artístico como por su controvertida vida personal. Caravaggio ha sido calificado de genial loco, atormentado homosexual y violento autor. El pintor más polémico del tiempo Barroco acumuló una hoja de antecedentes que no tenía desperdicio.

La forma en la murió este artista sin par fue una especie de crónica de una desgraciada anunciada, pues el 28 de mayo de 1606 se le sentenció  a muerte tras mutilar y matar a un hombre durante una reyerta que tuvo lugar en la zona del Campo de Marzio (Roma) .

A pesar de que  logró esquivar tal condena, se vio envuelto en similares riñas en 1608 y 1609, coincidiendo con la  decadencia de su carrera, que le sumió en una profunda depresión que acabaría con su vida un año más tarde.

Este no fue el único pintor destacado del Barroco, Rembrandt, del que puedes leer más, Rubens, del que puedes saber todo aquí, y la pintora Artemisia Gentileschi, de la que puedes saber todo en esta página, también pertenecen a esta época. Otros de este tiempo y que también tienen una gran repercusión son el Bernini, del que puedes saber todo en https://pintoresclasicos.online/bernini/, y Vermeer, del que puedes saber más.

Biografía del artista que se debatió entre la luz y la oscuridad

Michelangelo Merisi da Caravaggio fue un pintor revolucionario y un artista provocador donde los haya. Hombre inquieto de naturaleza pendenciera, él solo crearía el estilo barroco e influiría notablemente en todo el arte posterior (hasta nuestros días). Así,  sus huellas se detectan tanto en Velázquez como en el Scorsese de “Malas Calles”.

Nacido en Milán el 29 de septiembre de 1571, murió en Porto Ercole el 18 de julio de 1610, siendo por medio considerado como el primer gran exponente de la pintura del barroco.

Principal figura del arte pictórico italiano de su época, esta destreza la aprendió sin embargo de un maestro de segunda fila, de nombre Simone Peterzano, y especialmente a partir del estudio de las obras de ciertos artistas venecianos.

Entre 1592 y 1606 trabajó en Roma, ciudad en la que no tardó en dar que hablar no solo por su particular toque pictórico, sino por su vida irregular, que se convirtió en una sucesión de peleas, lances y episodios que ponían de manifiesto su carácter tempestuoso y su falta de escrúpulos.

Hay que mencionar que,  si bien llegó hasta allí desnutrido, necesitado, sin un techo y corto de dinero, su trayectoria exitosa comenzó pocos meses después y no concluiría hasta que se viera obligado a abandonar Roma.

Esencial para su triunfo fue el pronto contacto establecido con Giuseppe Cesari, pintor de la cámara de Clemente VIII y también “pintor de flores y frutos”, quien no vaciló en ofrecerle trabajo en su taller. A esa época pertenece su primera obra conocida “Muchacho pelando fruta”.

Al abandonar el taller de Cesari en 1594, decidió abrirse paso por sí mismo. Aunque sus posibilidades económicas no eran elevadas, no tardó en forjar notables amistadas como las del pintor Próspero Orsi, el joven siciliano Mario Minniti y el arquitecto Onorio Longhi, quienes habrían de servirle, respectivamente, para introducirle en las altas esferas sociales, para ser su modelo y más tarde su ayudante y para sumergirle en el sórdido mundo de las peleas callejeras del que nunca volvería a escapar.

Caravaggio 1

Trayectoria de un necesitado que se convirtió en el pintor estrella de Roma

Su azarosa vida transcurrió entre la pintura y las riñas, ignorándose en cuál de las dos destrezas era mejor. Con el fin del Renacimiento a la vuelta de la esquina, comenzó a utilizar unas técnicas tenebristas que se ajustaban a la perfección a su oscura personalidad.

Parece ser que este artista supo ver el potencial expresivo de las sombras, a las que sacaría el máximo partido. Asimismo, buscó inspiración en la misma vida, por enrevesada que pudiera ser.

Evitando cualquier vestigio de idealización y enarbolando la bandera del realismo, Caravaggio pretendió sobre todo que ninguna de sus obras dejara al espectador indiferente.

Para ello, desde el comienzo de su estancia romana rechazó la ideal belleza renacentista, basada en las estrictas normas, eligiendo el camino de la verdad y del realismo mediante directas copias del natural, sin edulcorante ni preparación previa alguna.

Su característica forma de pintor le catapultó a la fama. No en vano la polémica que sus obras generaban no parecía tener fin, pues no dudó en representar a santos como mendigos y a vírgenes como prostitutas. Por si todo esto fuera poco, tan insignes figuras venidas a menos eran ataviadas con ropas contemporáneas.

Sin embargo, resulta innegable la increíble capacidad del pintor para captar a la perfección la fuerza psicológica de estos personajes, resaltando sus rostros con una luz intensa y envolviendo en tinieblas los fondos.

Polémicas aparte, e incluso quizás gracias a ellas, sus cuadros empezaron a despertar gran interés ente los coleccionistas, consiguiendo convertir en tendencia el naturalismo extremo.

Caravaggio 2

Principales cuadros del enfant terrible de la pintura italiana barroca

Resumir a Caravaggio en 5 obras implica hablar de:

  1. Baco. La pose de la que el dios del vino hace gala en esta pintura recuerda a un retrato. Existe la posibilidad de que el milanés se proyectara en la figura de la deidad griega, totalmente alejada de idealizaciones y que muestra a un hombre gordo o un joven apolíneo, como un guiño a la naturalidad y espontaneidad.
  2. Decapitación de Holofernes. Sorprendente por la extrema crudeza y el horror de la captada escena, es un cuadro dotado de un gran dramatismo en el que la decidida actitud de Judith contrasta con el atormentado gesto del tirano Holofernes.
  3. San Jerónimo escribiendo. El santo de la mitología cristiana es presentado como un anciano delgado que ha sufrido un período de privaciones y abstinencia largo. En su figura todo delata una vida llena de experiencia: desde su profusa barba y sus diversas arrugas hasta la túnica roja. Tampoco falta la calavera, símbolo de mortalidad.
  4. Cristo atado a la columna. Esta pintura sirve de modelo a otras muchas como paradigma de la temática de la pasión de Cristo. En concreto, reproduce el momento de la tortura previo a la crucifixión. Sobresale la conmovedora belleza del
  5. David con la cabeza de Goliath. Obra completada por Caravaggio unas semanas antes de morir, sin compañía y afligido por la enfermedad. La escena narra el desenlace de la desproporcionada pelea entre David y Goliath.

Vídeo para conocer todo sobre Caravaggio:
Fuentes y referencias: